Los productos ecológicos son más nutritivos

Los productos ecológicos son más nutritivos

Y no lo decimos nosotros. Un prestigioso trabajo, firmado por la Dra. Dolores Raigón, lo confirma: los alimentos ecológicos son más nutritivos. Según asegura la doctora en Ingeniería Agrónoma por la Universidad Politécnica de Valencia en una entrevista para www.vidasana.org así lo confirma. 

La doctora asegura que los estudios, realizados para ahondar en esta circunstancia, solo vienen a evidenciar este extremo. Unas afirmaciones que llaman poderosamente la atención cuando, en la misma entrevista, se pone sobre la mesa los intereses de parte del sector de la agroindustria en fomentar ideas, a través de noticias, en la dirección contraria. 

Es decir, mientras los estudios afirman y confirman las excelencias nutritivas de los productos ecológicos, parte de la industria se dedica a fomentar noticias con el fin de desinformar al consumidor. 

Las carnes ecológicas, una verdadera fuente de proteínas y de grasas saludables

Remitiéndonos a los estudios a los que hace referencia en esta entrevista Dolores Raigón, está claro que los alimentos ecológicos de origen vegetal -frutas y verduras- presentan un mayor número de nutrientes que los no ecológicos. Más minerales y vitaminas en este tipo de alimentos. 

Respecto de los alimentos de origen animal, entre los que se encuentran las carnes ecológicas, los estudios confirman lo que ya sabíamos: Más proteínas y grasas saludables que con respecto a las carnes que no tienen ese origen ecológico. Además a estas presencias hay que sumar ese aumento de ácidos mono y poliinsaturados saludables que contrastan con la disminución de las sustancias químicas normales en las carnes no ecológicas. 

Estudios, unánimes respecto a las ventajas 

Además de las propias conclusiones del trabajo de Dolores Raigón, una de las afirmaciones desprendidas de esta recopilación es que las ventajas son unánimes. Las conclusiones son las mimas en los trabajos recopilados, pese a que son investigaciones llevadas a cabo en diversos países

Trabajos realizados sobre estudios en los que existe una diferencia climatológica y por lo tanto una diferencia en variables como la alimentación de los animales o los nutrientes del propio suelo. No importa el lugar o el país: todos los estudios se muestran de acuerdo en las ventajas de los nutrientes de los productos ecológicos, ya sean de origen vegetal o de origen animal. 

La importancia de la información frente a la desinformación

Si bien Dolores Raigón habla de los resultados que arroja su trabajo -una recopilación de reputados estudios acerca de los nutrientes de los productos ecológicos frente  a los convencionales- también comenta la importancia de la información. De que el consumidor esté bien informado y no sea objeto de las conocidas como fake news. Informaciones, en su opinión, interesadas respecto de un tema en el que hay muchos intereses en juego. 

En esta entrevista se evidencia cómo el impacto de los estudios científicos es escaso. No son muchos los consumidores que tienen acceso o que consultan este tipo de trabajos. Investigaciones que, además, cuentan con una divulgación muy restringida y están codificados en un lenguaje muy profesionalizado. 

Circunstancias que tienen que cambiar para que el consumidor pueda contar con los elementos suficientes para tener un criterio certero acerca de las diferencias entre los alimentos convencionales y los alimentos ecológicos. Un criterio que les permita poder elegir con los suficientes argumentos al respecto. 

Puede, según se lee entre líneas, que precisamente el impacto que puede tener esa información en el consumidor es lo que hace que desde algunos sectores interesados la información no llegue. 

El modelo de consumo, en clara tendencia hacia lo ecológico

Hablar de Dolores Raigón Jiménez es hablar de la voz que más alto y claro se manifiesta acerca de las evidencias científicas en agroecología. La voz también más crítica con respecto a las maniobras que han zancadilleado a este tipo de industria. Pero hablar de Raigón es también dar voz a su vaticinio acerca de cómo el modelo de consumo se irá inclinando hacia lo ecológico. 

Una tendencia que la  vicepresidenta de SEAE (La Sociedad Española de Agricultura Ecológica) justifica en la importancia de la producción ecológica como la mejor vía para conseguir la seguridad alimentaria y a la sostenibilidad del medio ambiente. 

Los consumidores propiciarán el cambio de consumo por dos razones fundamentales: por los propios principio de salud y por la responsabilidad para con el medioambiente. Una responsabilidad que ha ganado enteros en los últimos tiempos. 

En definitiva, los productos ecológicos son más nutritivos. Una afirmación de la que ya no hay dudas, cuando el cambio de consumo está en marcha. Cuando las medianas superficies dan un paso más en este cambio, siguiendo la tendencia y sumándose a los ya dados por las grandes superficies. Un escenario en el que el consumidor va a tener la última palabra. Una decisión basada en la necesidad de un respeto por el medio ambiente más necesario que nunca y por una necesidad de una alimentación saludable.